1001 IDEAS PARA QUE MI VIDA EVOLUCIONE

EL PERFECCIONISMO ES UN SIGNO DE MEDIOCRIDAD

¿Será así? Piénsalo por un momento, critica la frase antes de continuar… y vuelve a leer la afirmación.

El perfeccionismo es un signo de mediocridad.

Le da demasiada seriedad a la vida, y demasiado es una palabra que indica negatividad, que sobra, que tiene algo de inútil, un exceso que estorba como este párrafo que tiene ya demasiadas palabras.

Es mediocre porque mata la creatividad y uniforma con un modelo en vez de dar espacio a la originalidad. Lo perfecto es único, estandarizado, molesta a los ojos, aburre los oídos, lo imperfecto sorprende, despierta novedad;

El antónimo de lo perfecto es lo imperfecto, pero su contrario es el proceso, el camino que no se detiene, la búsqueda incesante, el andar que no tiene meta final, solo paradas intermedias.

Lo perfecto y el perfeccionismo, que son primos hermanos, eliminan al enemigo, o al menos eso pretenden hacer, porque en realidad le dan fuerza al detalle inacabado, al engrane desgastado que hace brincar la maquinaria, al puntito que mancha lo inmaculado.

Caminemos, intentemos.

Me parece que la  perfección que busco se parece más al diapasón que vibra en sintonía que a la nota perfecta de la soprano, que sí es bella, singular pero es única e irrepetible.

La perfección es tal vez  más cercana a la armonía esperada en una sinfonía que escuchas por primera vez que a la angustia de un problema matemático sin solución.

Quiero vivir sereno, en armonía, buscando la luz, la verdad, amando y promoviendo la vida en vez de buscar «el pelo en el huevo»; «el prietito del arroz» que ni le da ni le quita sabor pero le da variedad.

Quiero dar mi máximo esfuerzo pero también saber que no podré escalar todas las montañas.

Deseo más estrechar una mano rugosa, curtida por la experiencia que una » plástica», vacía, lejana del trabajo y la realidad;

Creo poder decir que puede tener más sabiduría el buey de un arriero, -atento a los caminos- que el hijo del rey que sólo pisa alfombras que no vuelan.

Quisiera ser entonces como las nubes que se renuevan en cada instante; al mismo tiempo le dan razón al niño, y al anciano con corazón de niño, creando formas interminables; robando minúsculas partículas de la tierra, para convertirse en lluvia gentil que empapa o en tormenta que arrebata; o simplemente para pasearse originalmente por el firmamento, vestir al sol de colores en un amanecer, concluir el día arrobada de bermejo y sobre todo convertirse en ese inasible arco iris que esconde un tesoro.

Prefiero el camino a la meta, el proceso a la perfección.

Y cuando se cierre mi libro, quisiera que se escribiera: «intentó vivir», es el único pasado del que quiero estar orgulloso. No el de las metas que seguramente quedaron incompletas, ni de los logros que por definición son parciales.

Le dejo el perfeccionismo al que quiera sufrir.

Déjenme caminar con el cojo que no corre para ganar medallas; déjenme tocar con el ciego que quiere saber qué son los colores; con el sordo, déjenme sentir vibraciones en mi piel…

Quiero aprender y enseñar a mirar más allá de las montañas, dibujar el lado oscuro de la luna y sostenerme como un fósforo, para iluminar, en ese breve espacio de mi existencia mi caminar y pasar la luz a quien está a mi lado.

Esta es la única perfección que deseo.

Superación: de la bici a la moto

Texto breve: (1-2 minutos de lectura) Anoche mientras me dirigía en mi moto a compartir en una parroquia un tema en este tiempo de cuaresma, en tres altos de semáforo dialogué con un tocayo que iba en su moto para hacer una entrega. Desde hace meses trabaja en una empresa de “entrega rápida” y hacía sus viajes en bicicleta. Ayer llevaba pañales para entregar en su primer día en motocicleta. La acababa de sacar de la agencia pues pensó que dejar su bici en casa y comprar una moto era una buena idea. En su odómetro se marcaban los primeros 17 km… Se emocionó al compartir que ya desde el primer día sus ingresos estaban aumentando, y nuevos caminos se abrían… ¡Gracias Gerardo por animarnos a soñar, a pensar que podemos siempre mejorar y por permitirme compartir tu historia! Aprendí mucho en esos 30+30+30 segundos de esos tres semáforos. Deseo lo mejor a ti y a todos los que estamos emprendiendo algo nuevo: ¡A soñar con las manos en la masa!

En la vida caminamos «aún sin ver claro»

Textos breves para apoyar nuestro caminar, para buscar caminos, para pensar y compartir y tal vez también para encontrar algo. Busquemos las aguas profundas. Como en botica, un poco de todo. Normalmente son de mi autoría. Se agradecen los comentarios. Gerardo Antonio Díaz Jiménez.

«Parece ser que lo perfecto se pelea muchas veces con lo posible».

Si esperamos a que todo sea perfecto, muchas veces llegaremos a la frustración y el desánimo. Intenta lo que puedes, pon tu máximo esfuerzo. Lo que está en tus manos es lo que te toca. Lo imposible déjaselo a quien sepa hacer milagros. Como dice la canción, «se hace camino al andar» Esto queda muy lejos de aceptar la mediocridad como norma de vida.

Como dice Edgar Morin: «Es necesario aprender a navegar en un océano de incertidumbres a través de archipiélagos de certeza»…

Derechos Reservados 20220312 ã: Gerardo Antonio Díaz Jiménez – gerantoniodiaz@gmail.com. Puede usarse sin fines de lucro citando la referencia.

¿Un modelo de humanidad?

¿Qué luz nos guía?

¿Un modelo de ser humano realizado común para todos/as? ¿Cada quien se inventa el suyo?

En muchas ocasiones en clases en la Universidad hablamos y debatimos sobre una serie de cuestiones: ¿Podemos hablar de un modelo de éxito, de realización para el ser humano? ¿Cada quién se inventa o crea el suyo? ¿Tenemos una meta común como seres humanos, un modelo de realización al cual podamos aspirar?

Sin duda que esta cuestión está acompañada de muchas más pero posiblemente sea una de las primeras preguntas que nos tendríamos que poner cuando queremos tomar la vida en serio

¿Será “necesario” hablar seriamente de las metas en la vida, dice alguno? De no hacerlo, tal vez estaríamos siguiendo dogmas, creencias o la misma moda, que con claridad o sutilmente se nos proponen o imponen.

Por otra parte es imposible que cada quien se regule por su propia cuenta pues la convivencia como sociedad no podría existir. Necesitamos acuerdos para  caminar juntos en las relaciones entre nosotros, en la familia, la sociedad. Y estos acuerdos posiblemente nos llevan a buscar y proponer qué significa el “éxito”, la “realización” para nosotros/as, para nuestros hijos e hijas.

Modelos no faltan desde las perspectivas filosóficas, políticas, religiosas, educativas… O simplemente porque aparentemente “yo hago lo que quiero” y nadie me condiciona.

Lo que sí parece claro es que estamos muy lejos, no sólo de responder, incluso de plantearnos tal vez las preguntas pertinentes…

Una tarea tan vieja como la humanidad, tan nueva como nuestra propia existencia.

Derechos Reservados 2022 0316 ã: Gerardo Antonio Díaz Jiménez – gerantoniodiaz@gmail.com. Puede usarse sin fines de lucro citando la referencia.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s