CREADORES DE RECUERDOS

Surgió esta frase en mi mente: “Si en la vida nos dedicáramos a crear bonitos recuerdos, estaríamos realizando siempre acciones dignas y nobles”
Pero, ¿Qué imágenes vemos en el mundo para recordar?
Empecemos con una nota positiva: son pocas las personas que buscan la violencia, que escogen como opción fundamental el mal. Si preguntamos a los jóvenes, y lo he hecho en muchas ocasiones en las sesiones de clase que dirijo, encontramos que todos buscan la felicidad, la realización, el éxito y que todos queremos paz.
Aún en medio de los esbozos de un proyecto de vida o en quien ya tiene un rumbo concreto encontramos que la mayor parte de la humanidad –sin importar la edad, condición social, sexo, religión…- coincidimos en la búsqueda de algo mejor, de un mundo más bonito, de un mundo más justo, más solidario para nosotros y para nuestros hijos e hijas.
No tienen éxito los gobernantes, líderes ni padres de familia que ofrecen desgracia, que prometen guerra o fomentan la violencia.
¿Por qué pues, si todos buscamos lo mismo, el resultado es diferente?
Si damos una vuelta por el mundo contemporáneo y por la historia de la humanidad, encontraremos miles de historias, miles de imágenes muchas de ellas contradictorias que nos hablan de la paz según uno o según otro. Quien es diferente a mí… es ¿tolerado? ¿o aceptado? ¿o sometido? ¿Cómo leer imágenes de los más de 40 años de Fidel Castro, el holocausto o Boko Haram que persigue cristianos para asesinarlos? Aunque a la mayoría le resulte absolutamente evidente que lanzar un arma química en la madrugada es reprobable, queda un hecho:  cada quien tiene su propia lectura de la realidad;  esto es innegable, aunque no compartamos el punto de vista del otro.
Aún sin ser fotógrafo, quisiera presentar tres tipos de imágenes que se convierten en recuerdos, en historia:
1.- La primera imagen es lo que vemos… o lo que quieren que veamos:
Vivimos en un ambiente en donde lo que hace crónica y da espectáculo diario es la traición, el fraude, el drama de la telenovela. ¿Si no, qué chiste tiene? ¿Cuántos periódicos cerrarían si no tuvieran la foto sangrienta o la crónica de la tragedia en la portada?
Estamos acostumbrados a vivir persiguiendo lo que necesitamos para la próxima quincena, y arrebatamos de los demás el tiempo, el lugar en el estacionamiento y los dos segundos que supuestamente ganamos al acelerar en cada glorieta por ganarle el paso al otro. Es la imagen que nosotros creamos y vivimos del consumismo, de la nota roja, de la violencia, de lo que hace escándalo; es la imagen en la que nuestro automóvil se convierte en arma y nuestros gritos en instrumento de poder.
Y nos movemos en medio de este caos sin que aparentemente exista otra opción.
2. La segunda imagen es la nota positiva de quien se convierte en un destello de luz.
Hace noticia quien canta de manera extraordinaria con una melodía única, original, cantable, y une al mundo en una nota común (piensa en Gangnam style) aún sin entender las palabras que decimos; hace noticia el Papa que renuncia y el nuevo Papa que detiene el papamóvil para besar a un discapacitado…
Tendría que ser noticia, aunque no haga noticia el hijo que visita a su madre abandonada o quien planta un árbol para defender al planeta.
Hay otras imágenes que podríamos traer a la mente que están en nuestras propias vidas; cada uno en su historia tendría muchos recuerdos bonitos que compartir. Es evidente que hay muchas buenas noticias en el mundo que merecen ser compartidas.
Y tendríamos un collage de imágenes que se pierden y que tal vez no entendemos porque en realidad no sabemos qué pasa en el mundo pues nos dan las noticias filtradas y contadas. El noticiero de la noche nos da 10-15 noticias al día, a veces menos. ¿Eso es lo más importante que pasó en el mundo hoy… o ayer?

3. Existe una tercera opción, esta vez pensando en el presente y en el futuro. Si hablamos de imágenes y recuerdos, creo que deberíamos convertirnos en pintores, en artistas y directores de cine, para ir creando las imágenes que sabemos hablan de la verdadera paz, de justicia, de respeto, de amor… Si en la vida nos dedicáramos a crear bonitos recuerdos, estaríamos realizando siempre acciones dignas y nobles (¿O es al revés?)
Esta es la tercera imagen, la que tú creas para captarla con tu cámara y sobre todo para que quede impresa en tu corazón; es la imagen en la que tú crees y que mueve tu vida.
Te invito a que hoy mismo te comprometas a crear un recuerdo bonito. Es evidente que al hacerlo  estarás disfrutando el presente con tu familia, con tus amigos, contigo mismo. Es una manera de expresar tus convicciones, sacar tus más bonitos deseos y compartirlos.
Invita a cenar a un amigo con el que quieres dialogar, lleva a tu pareja a caminar por el parque y sácate una foto en una fuente, dale a un niño un puño de trigo para que alimente a las palomas…
Sin pretender ignorar que en el mundo hay imágenes que no deberían existir, que el retrato de la desigualdad social es escandaloso, que el deterioro ecológico debe parar… demos también un paso en positivo. Como los profetas antiguos, tomemos la costumbre de “anunciar y denunciar”.
Si vemos sólo lo negativo nos desanimaremos… si vemos sólo lo bonito seremos ingenuos. Hablemos con claridad y respeto y sigamos “creando bonitos recuerdos”.
Y es que sin duda hay por ahí millones de imágenes bonitas; imágenes de quien nos ha tomado la delantera en este sentido: son personas que sin planearlo o con toda la intención se han convertido en paladines de la justicia, de la paz, de la igualdad, del respeto, del amor. Personas que han sufrido en carne propia la injusticia o que han visto que las oportunidades y la vida de muchos han sido truncadas, ellos se convierten en personas que hablan con convicción: P. Alejando Solalinde que ha visto y socorrido el drama de miles de centroamericanos y “las patronas” que les dan de comer todos los días; Javier Sicilia o Alejandro Martí… Tal vez tú eres una de ellas sin que tu nombre salga en los noticieros.
Creer en ideales nobles, crear bonitos recuerdos y compartirlos… una tarea interesante y desafiante.
¿Otra tarea? Crea un recuerdo bonito, compártelo en tu muro, imprime la foto y ponla en la puerta de tu refrigerador… Con eso habrás hecho de este mundo un mundo mejor y en el futuro mirarás al pasado con satisfacción. Mándalo a muchas personas y también a mi, para que estés en el “álbum de recuerdos” de muchos.

Gerardo Antonio Díaz Jiménez – gerantoniodiaz@gmail.com


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s